POST MOTERM

Neillie

Chica con rulos – Neillie; Anonymo; 2 3/4 x 3 1/4 “, Daguerrotipo;. Circa 1844. Los rizos del pelo en esta joven, se pusieron en relieve contra de la ropa de cama oscura y el fondo, da a esta imagen pictórica, la calidad del arte popular.

Muchos pintores populares y pintores miniatura se convirtieron a fotógrafos trayendo con ellos su sensibilidad, por lo que no es de extrañar que muchas fotografías tempranas tengan una calidad pictórica popular. Itinerantes y fotógrafos en pequeñas comunidades modelaban sus poses basadas en estilos folclóricos populares. Las galerías de la ciudad utilizan convenciones pictóricas mas académicas.

Acompañando el daguerrotipo estaba una carta escrita por la tía de la joven.

 

Querida hermana Sarah

Quiero escribir más, pero no estoy teniendo tiempo. Quiero enviarla por correo tan pronto como pueda, si Neillie llega que ta va contar que querido hermano Will nunca apoyó la cabeza para dormir desde que ha estado enferma. Le pidio a dios que se ponga bien, yo habría dado mi vida por ella si supiera que le podría ayudar,dicen que debe morir para que dios la lleve a su lado en las puertas del cielo, pero igualmente rece,  rece por ella noche y dia para que el la salvara, igualmente si el se la lleva lejos me siento bien en el corazon porque yo hice todo por este pequeño corderito. Maniana te envio otra carta, no quiero que ella sepa lo que te estoy contando, no puedo escribir mas, bendiciones para nuestra hermana y con la ayuda del padre del cielo se solucionaran los problemas. Mis lagrimas corren rapido, no puedo escribir mas.

 

Girl with Ring CurlFullSizeRenders — Neillie; Anonymous; 2 3/4 x 3 1/4″, Daguerreotype; circa 1844. The curls of hair on this young girl, who is high­lighted against the dark bedding and background, gives this image a painterly, folk-art quality. Many folk painters and miniature painters be­came photographers. They brought with them their sensibilities, so it is no wonder many early photographs have a folk painterly quality. Itin­erants and photographers in small communities modeled their poses after the popular folk styles the people were used to. City galleries used more academic painterly conventions. Accom­panying the daguerreotype is a letter written by the young girl’s aunt.

Dear Sister Sarah

I want to write more but I aint got time I want to mail it as soon as I can if Neillie come to her senses tell her Dear Brother Will never laid his head down to Sleep Since she has been Sick with out asking god to make her well tell her for Me that I would Lay my life down for her be if it would maker her well tell that if she should die that god will take her in side the holy gates for I have praid Night & day that he would Save her & if he takees her away I know I feel it in my heart that he will take as he did the little lamb I will write a handprivate Letter to you to morrow but Do not put this one side if She knows any thing tell her what I have told you & I Will bless & so will your Hevenly & Earthly Farther which I take he our troubles.

good By Dear Sister the tears our coming fast & I can not write more

good by dear Neillie

 

by Lilith

DEMONOLOGIA

Papa Inocencio III, Cardenal Lotario Conti

FullSizeRenderCuando el cardenal Lotario Conti accedió al trono pontificio el año 1198 con el sobrenombre de Inocencio III, contaba

sólo treinta y seis años de edad y ya había dado una muestra de su pensamiento político en la obra Del desprecio del mundo. Pronto impuso su ideario a los monarcas del orbe cristiano, sometidos a su voluntad con una suerte de alianza entre los llamados Estados de la Iglesia.

Esto le permitió intervenir en las cuestiones dinásticas en Alemania, con el apoyo y coronación del rey Otón como emperador del Sacro Imperio Romano, al que acto seguido excomulgó por desobediencia a sus órdenes; obligó a los monarcas de Francia —Felipe Augusto— y de España —Alfonso IV— a repudiar a sus respectivas esposas; humilló y excomulgó al rey Juan de Inglaterra por oponerse al nombramiento de un cardenal: amañó el nombramiento de los gobernantes de Polonia, Noruega y Hungría: aceleró la derrota de los moros con la unión de los reyes de Navarra, Casulla y Aragón; erigió un reino latino en la metrópoli griega de Constantinopla y, por último, organizó una auténtica cruzada contra los albigenses del sur de Francia.

En el orden estrictamente religioso, apoyó la obra de franciscanos y dominicos y, ya en 1215, presidió el IV Concilio de Letrán, donde se estableció la obligación de todos los cristianos de confesar y comulgar una vez al año como precepto.

La cruzada emprendida por Inocencio III contra los cataros, cuyo aniquilamiento total se prolongaría hasta el siglo XVI. tuvo como pretexto la condena explícita de la Iglesia al código de creencias de la secta .Ellos creían que la Luz y las Tinieblas formaban dos principios antagónicos, enemigos, y que una catástrofe de características cósmicas había propiciado

que una parte de la substancia luminosa quedara atrapada por los habitantes de las Tinieblas. Este era el reino de Satán, en tanto los seres humanos, encarnación terrestre de aquellos espíritus a los que arrastró Satán a rebelarse, habían sido arrojados del cielo.

Sólo la unión del alma humana con Cristo restauraría la Luz perdida, pero a esto se opondrá con todo su poder el Diablo, cuya tarea consistirá en hacer lo imposible para ocultar las almas al Salvador, atormentándolas en los cuerpos y encamándolas en los animales. Si el individuo, llegada la hora de la muerte, se encuentran en un estado puro, dejara de reencarnarse en tan dolorosas formas y alcanzara la luz y la imortabilidad.

La ceremonia del bautismo cátaro se llevaba a cabo por imposición de manos, después de la cual se colocaba un ejemplar de los Evangelios sobre la cabeza del neófito, que recibía el beso de la paz .

El espíritu protector era el Paráclito, el Consolador, por lo que el rito recibia el nombre de consolamentum. El grupo de sacerdotes actuantes formaba el número de los perfectos y además de la castidad, llevaban una vida austera.

En general, los cataros observaban la abstinencia de la carne en todos los aspectos; de hecho no probaban el queso, la leche y los huevos por considerar estos productos derivados del comercio sexual de los animales. Sólo les estaba permitido el consumo del pescado, al entender que los peces nacían sin copular. No había perdón alguno para el pecado, por lo que muchos cataros dejaban para los últimos instantes de su vida la ceremonia bautismal.

Los creyentes, a los que estaba vedado el Padre nuestro, sólo podían acercarse a Dios por mediación de los perfectos. La secta observaba tres cuaresmas al año y ayunaban tres días a la semana, en los que sólo consumían pan y agua. Recibían la Eucaristía de pie y en forma de pan fraccionado por uno de los perfectos. Lo que sublevó a Inocencio III, en definitiva, fue la herejía de que Satán pasaba por amo del mundo. Las formas externas del culto cátaro sólo le irritaban. La cruzada sentenció el uso de la fuerza contra los herejes y el papa Inocencio III dejó establecida la necesidad de «emplear la espada espiritual de la excomunión; pero si esto no es suficiente, habrá que emplear la espada física .

El conflicto de Letran (1215) fijo la pena de muerte para los herejes , lo que no tardaron en asumir los legisladores adscritros  a los llamados estados de la iglesia.

 

 

Lilith iglesias

DEMONOLOGIA

INCUBOS

IMG_5111ÍNCUBOS Demonios impúdicos y lascivos que tienen concúbito con las casadas y solte­ras. Servio Tulio que fue rey de los romanos era el fruto de los amores de una hermosa es­clava con Vulcano, según algunos antiguos au­tores; con una salamanquesa según los caba­listas; con un demonio incubo según nuestros demonógrafos; y con un hombre según la opi­nión más razonable.
Los demonios podían endulzar sus atroces tormentos yendo a gozar a las mujeres que más les petasen, pero ahora tendrán sin duda muy roídas las uñas porque no se oyó hablar de sus galanterías. Antiguamente una mujer no podía tener amante sin que éste fuese un demonio salido del abismo, y se tenían prue­bas de sus proezas amorosas en las señales que dejaban en el cuerpo de sus amadas. Delancre asegura que el diablo que gozó a la madre de Augusto imprimió una serpiente en su vientre y ya se sabe que la serpiente es el animal consagrado al príncipe del infierno, a causa de que bajo esta forma engañó a nues­tra madre Eva. Una rancia doncella, según refere Delancre, ha hecho mención de la es­trañeza de que los demonios Íncubos no acos­tumbran acostarse con vírgenes, porque no po­drían cometer adulterio con ellas y añade que el maestro de los sábados guardaba una muy hermosa para cuando diera la mano a algún hombre, no queriéndola deshonrar antes como si no fuese harto pecado corromper su virgi­nidad sin cometer adulterio.
En Cagliari, una doncella de calidad ama­ba a un gentil hombre sin que éste lo supiese y el diablo que lo olió, tomó la figura del ob­jeto amado, desposóse en secreto con la seño­rita y la abandonó después de haber al­canzado sus más secretos favores. Al encon­trar un día esta mujer al gentil hombre, y no advirtiendo en él nada que demostrase que la reconocía por su mujer, se quejó amargamen­te, pero al fin convencida de que fue el diablo en persona quien la había engañado, hizo pe­nitencia.
A una inglesa llamada Juana Wigs, obligó un sueño a ir a encontrar a un joven que la enamoraba. Emprendió el camino al otro día
pura dirigirse a la aldea en donde habitaba su amante, y al llegar a lo más espeso de un bos­que, presentósele un demonio bajo la forma del enamorado Guillermo, v la gozó. Al re­gresar la muchacha a su casa se sintió indis­puesta y luego cayó peligrosamente enferma, creyendo que esta enfermedad se la había cau­sado su amante, el cual justificó probando que no estaba en el bosque a la hora que ella de­cía. Quedó entonces descubierta la superche­ría del demonio incubo, lo que agravó la en­fermedad de aquella mujer que lanzaba un edor insoportable y murió tres días después, abotagada en extremo, con los labios lívidos y el vientre negro.
Una doncella escocesa se, puso en cinta por obra del diablo. Sus padres le preguntaron que quien la había seducido a lo que ella res­pondió que el diablo se acostaba todas las no­ches con ella bajo la forma de un hermoso joven. Los padres para certificarse de ello, se introdujeron de noche en el aposento de su hija y percibieron junto a ella un horrible monstruo que nada tenía de la forma humana, y como aquel monstruo no quisiese marchar­se, llamaron a un sacerdote que le echó, pero al salir el diablo hizo un espantoso ruido, que­mó los muebles del aposento, y se llevó el te­cho de la casa. Tres días después, la joven pa­rió un monstruo el más horrible que se hubie­se visto jamás, y al que ahogaron las co­madres.
Un sacerdote de Bonn llamado Amoldo, que vivía en el siglo XII, tenía una hija suma­mente hermosa a la que vigilaba con mucho cuidado a causa de que los canónigos de Bonn estaban enamorados de ella, y siempre que salía la dejaba encerrada sola en un pequeño cuarto. Un día que estaba encerrada de esta suerte, el diablo fue a visitarla bajo la figura de un hermoso joven y empezó a requebrarla. La doncella que estaba en la edad en que la imaginación se llena de ilusiones, se dejó fá­cilmente seducir concedió al enamorado de­monio cuanto deseaba; éste por lo menos fue constante, pues desde aquel día no pasó una noche separado de su bella amada, yendo y viniendo días, ella se hizo preñada y de una manera tan visible que le fue preciso confe­sarlo todo no sin indecible dolor a su padre.
Enternecido y aflijido éste no le fue difícil descubrir que su hija había sido engañada por un demonio íncubo y así la envió inmediata­mente a la otra parte del Rhin para ocultar su flaqueza y sustraerla a las pesquisas del aman­te infernal. Al otro día de la partida de la jo­ven llegó el demonio a casa del sacerdote y aunque un diablo lo deba saber todo e ir en volandas de una parte a otra quedó sorpren­dido al notar la ausencia de su hermosa.
“¡Infame clérigo!, dijo al padre, ¿por que me has quitado mi mujer?”.
Y luego le dio un terrible puñetazo de cu­yas resultas murió a los tres días, y no se sabe el desenlace de este drama peregrino.
En la aldea de Schinin que dependía de la jurisdicción del señor Uladislao de Berstem, Huappins refiere que había una mujer que pa­rió un hijo engendrado por el demonio, el cual no tenía ni pies ni cabeza, una como boca sobre el pecho en la parte izquierda de la es­palda y una como oreja en el lado derecho. En vez de dedos tenía pelotas viscosas a manera de sapillos. Todo su cuerpo era del color ele la hiél y temblaba como la gelatina. Cuando la partera le quiso lavar, lanzó un grito horri­ble. Ahogaron este monstruo y le enterraron en la parte del cementerio donde se depositan los niños muertos sin bautismo. Entre tanto la madre no cesaba de clamar por que se sacase de las entrañas de la tierra aquel horrible monstruo y que se quemase para que no que­dase de él el menor rastro. Confesó que el de­monio tomando la figura de su marido, la ha­bía conocido algunas veces y que en conse­cuencia era necesario volver al demonio su propia obra, y como el mencionado espíritu la agitase violentamente, suplicó a sus amigos que no la abandonasen; y finalmente por or­den del señor Uladislao se desenterró el mons­truo y se entregó al verdugo para que le que­mase fuera de las tapias de la aldea. El ver­dugo consumió gran cantidad de leña sin po­der tostar siquiera el cuerpo y hasta el lienzo en que estaba envuelto, aunque arrojado al más violento fuego conservó su humedad has­ta que habiéndole cortado el verdugo en pedacitos, logró quemarle el viernes después de la fiesta de la Ascensión. Véase Cambiones.
Una joven que vivía cerca de Nantes, esta­ba prendada de un gallardo mozo vecino de un pueblecito inmediato, y tan allá habían lle­vado las citas, los suspiros y declaraciones de amor, que la virtud de la niña había Saquea­do. Un sábado (víspera de San Juan Bautista) la joven se dirigió poco antes de que anoche­ciera a un bosquecillo donde debía esperar a su amante, y como no le hallase, murmuró entre dientes primero, luego le pesó haberle dado sobre ella unos derechos que le permi­tían faltar a su decoro; mas compensando la falta de respeto con el placer que le daba su amante se resolvió a aguardarle, ya por temor de enojarle faltando a la cita ya para echarle en cara su falta de puntualidad.
Sin embargo, el gallardo mancebo no venía y la noche comenzaba a extender sus sombras. Montó en cólera la joven, maldijo a su aman­te, diole al diablo y dijo entre dientes que me­jor hubiera hecho en entregarse a un demonio que a un galán tan frío, y que, así que se le ofreciese ocasión, no tendría reparo alguno en serle infiel, y al decir esto vio venir al amante en cuestión. Disponíase ella a quejarse agriamente, pero él se excusó lo mejor que pudo; protestó que había estado rodeado de urgentes ocupaciones, y la juró que la amaba más que nunca. Calmóse el enojo de la joven, él pidió su perdón, lo obtuvo; y luego se internaron en el bosque, para darse nuevas pruebas de amor. Pero pronto la joven, creyendo estrechar en­tre sus brazos a su amante, tentó un cuerpo velludo que azotaba el aire con una larga cola. “¡Oh, amigo mío!”, exclamó ella. “Yo no soy tu amigo, respondió el monstruo clavando sus garras en la espalda de la joven; yo soy el diablo a quien has invocado no ha mucho.” Al decir esto le sopló a la cara y desapare­ció. La infeliz regresó, temblando, a su aldea; al cabo de siete días parió un gatito negro, y estuvo enferma toda su vida.
Había en Sevilla una señorita sumamente hermosa, pero tan insensible como bella; un caballero castellano la amaba sin esperanza de ser correspondido, y después de haber inútil­mente empleado todos los medios para ganar su corazón, partió secretamente de Sevilla y buscó en los viajes un remedio para su vehe­mente pasión. En esto un demonio que se pren­do de la hermosa resolvió aprovecharse de la ausencia del joven, cuya figura tomó, y fue a visitar a la señorita. Quejóse al principio de ser tan constantemente despreciado, lanzó pro­fundos suspiros, y después de muchos meses de constancia y solicitaciones logró hacerse amar y fue feliz. Fruto de su íntimo comer­cio fue un hijo cuyo nacimiento se ocultó a los padres de la niña por destreza del amante infernal; siguió la intriga, continuó el amor y sucedió otro embarazo.
En tanto el caballero, curado por la ausen­cia, volvió a Sevilla e impaciente por ver a su inhumana querida, fue con la mayor presteza posible a anunciarla que ya no la importuna­ría más, pues su amor se había amortiguado del todo. Grande fue la sorpresa de la bella andaluza: se anega en llanto, se queja amar­gamente; sostiene que ella le ha hecho feliz; él lo niega; ella le habla de su primer hijo y le dice que le va a hacer padre por segunda vez, y él se obstina en negarlo todo. La pobre niña se desconsuela, se mesa los cabellos, acu­den sus padres a sus gritos lastimeros y la amante despechada más cuida de desahogar su cólera que de ocultar su flaqueza. Infórmanse sus padres del lance, pruébase que el caballero estuvo ausente dos años; buscan al primer hijo, pero había desaparecido proba­blemente con su padre, el cual no volvió a aparecer. El segundo nació a su tiempo y mu­rió al tercer día.
Delancre habla de muchos demonios que fueron harto descorteses, pues mataron a sus amadas, diciéndolas flores, a puñetazos, y añade, apoyado en el testimonio de Santiago Spranger, que fue nombrado por el papa Ino­cencio VIII para instruir el proceso a los bru­jos, que frecuentemente se han visto brujas recostadas en tierra con el vientre al aire, me­neando el cuerpo con la misma agitación que los que están en este estado, cuando se sabo­rean con los espíritus o demonios íncubos que nos son invisibles, pero visibles a todos los otros; después de esta abominable cópula, un hedor y un negruzco vapor se eleva del cuerpo de la bruja, del grandor de un hombre; y tanto que muchos maridos celosos al ver de esta suerte a los malignos espíritus y conocer a sus mujeres, pensando que eran verdaderos hombres ponían mano a la espada y entonces desaparecían los demonios, y sus mujeres se burlaban de ellos sin compasión.
Mr. Berbiguier de Terre-nueve-de-Tim, en el tomo 11 de sus duendes cuenta que en el año 1818 una joven muy bien educada se que­jaba a sus padres de dolores que sentía en lo interior del cuerpo. Llamáronse los médicos y después de un largo examen que hicieron so­portar a aquella infeliz, decidieron con su sa­biduría que la joven se resentía de los ataques de una obstrucción, sin indicar su naturaleza, y por consiguiente la trataron conforme a esta enfermedad, persuadidos como lo están todos los médicos, de que su sagacidad no puede fallir; ¡empero cuál fue su sorpresa cuando a principios de 1819 la señorita sintió aumen­tar los dolores, a consecuencia de los cuales dio a luz el fruto de Jos maleficios de los en­diablados duendes! Los doctores vieron muy claramente que la obstrucción se había disi­pado del todo y retractaron su juicio excu­sándose en que no era ésta la primera vez que se engañaba la medicina. Admirados el padre y la madre del término de esta enfermedad, no sabían qué pensar de su querida hija a la que habían educado en los más sanos princi­pios de moral y religión, y ereyeron que esta víctima de la crueldad del maligno espíritu había engañado su vigilancia o abusado de su confianza, la que no debía recompensar tan mal. La pobre hija protestaba de su inocencia diciendo que ella no esperaba ver concluir de aquel modo sus obstrucciones, no habiendo tenido jamás enfermedad alguna de aquella naturaleza, la que miraba como uno de los enigmas más inexplicables, puesto que jamás se había entregado a ninguna acción que pu­diese inducir tal aventura. Sus honrados pa­dres la llenaron de quejas que creyeron justa­mente merecidas y quisieron saber cuál po­día ser la causa de la deshonra de su hija y la suya, cómo había acontecido aquello, qué era lo que había podido obligar a su ju­ventud, hasta entonces virtuosa, a faltar tan esencialmente al honor, pero la infeliz se li­mitó a protestar de su inocencia, e ignoraba de todo punto lo que puede haber entre un hombre y una mujer. Sus contestaciones, dic­tadas por la inocencia, daban claro indicio de la pureza de su corazón, pero no bastaba esto para el padre y la madre que la trataban de superchera. Los padres no podían atinar en que por desgracia de la humanidad existiesen duendes, por esto no querían creer que este s-uceso fuese el fruto de sus obras y por lo mismo no podían convenir en la inocencia de su hija querida. Entretanto es bien notorio de que el niño que ella había dado a luz era el fruto de un acto en el que no había media­do su voluntad. Esta joven perdió la estima­ción de sus padres y de las demás personas honradas que la conocían; cosa por cierto muy deplorable. Véase Sucubos, Muérdago de la encina, etc.
DEMONOLOGIA

VEPAR o SEPAR, demonio

IMG_5086VEPAR o SEPAR

Poderoso y temible duque del sombrío imperio, que se muestra bajo la forma de una sirena, conduce los bu­ques mercantes y aflige a los hombres con he­ridas venenosas, que se curan con exorcismos.

Manda veintinueve legiones.

DEMONOLOGIA

SABNAC 0 SALMAC, demonio

IMG_5031SABNAC 0 SALMAC

Gran marqués, de­monio de las fortificaciones.

Tiene la forma de un soldado armado con una cabeza de león; va montado en un caballo hediondo, transfor­ma a los hombres en piedras y construye to­rres con una destreza sorprendente.

Tiene a sus órdenes cincuenta legiones.

DEMONOLOGIA

MAGOA, demonio

IMG_5023MAGOA

Uno de los demonios más pode­rosos, rey del Oriente; evócasele con la si­guiente oración, pronunciada en medio de un círculo.

Puede servir para todos los días y a toda hora.

Yo te conjuro e invoco, oh poderoso Magoa, rey del Oriente, en mi sagrado trabajo, en nombre del Todopoderoso mandóte obede­cer, y que vengas o me envíes sin retardo (un espíritu, que se nombra) Massayel, Asiel, Saciel, Ardeul, Acorib, y sin ninguna dilación,aparezcan para responder a cuanto yo quiera saber y hacer y si tú no lo ejecutas te obligaré a ello por toda la virtud y poder de Dios.

 

 

– véase pag 28, el gran libro magico con las clavículas de Salomon

MONSTRUOSIDADES

PLAJOWITZ (Pedro)

IMG_5022PLAJOWITZ (Pedro)
Vampiro que ate­rrorizó en el último siglo la aldea de Kisolova, en Hungría, donde había diez semanas que se había enterrado.
Durante su sueño, se apa­reció algunos habitantes de la aldea y les apre­tó de tal suerte el cuello que murieron a las veinticuatro horas; llegando a nueve personas entre jóvenes y viejos las que mató en ocho días, y aun su viuda abandonó la aldea por­que se le apareció una noche pidiéndola sus zapatos.
Estas circunstancias hicieron que se desen­terrase el Plajowitz y quemarle para libertarse de él. Encontraron su cuerpo que no daba nin­gún mal olor, entero y como vivo, excepto una porción de la nariz algo ajada: sus cabe­llos y barba habían crecido, y había también puesto nuevas uñas, y debajo de la primera piel que parecía como muerta y blancuzca, se veía otra sana y de color natural. Advirtie­ron en su boca sangre todavía fresca que ha­bía chupado de sus víctimas; enviaron a bus­car un palo bien puntiagudo, se lo clavaron en el pecho del que salió porción de sangre colorada, como también por la boca y la na­riz y en seguida los paisanos pusieron su cuerpo en la hoguera, redujéronle a cenizas y no chupó ya más.
DEMONOLOGIA

OZE, demonio

IMG_5001OZE

Gran presidente de los infiernos, que se presenta bajo la forma de un leopardo, o bajo la de un hombre.

Hace a sus adeptos, hábiles en las artes liberales; responde sobre las cosas divinas y abstractas; transforma al hombre, y le hace insensato hasta el punto de hacerle creer que es rey o papá.

Oze trae co­rona, pero su reinado no dura más que una hora por día.

DEMONOLOGIA

MAILLAT (Luisa)

IMG_4960MAILLAT (Luisa)
Pequeña demoníaca que hubo en 1598, perdió el uso de sus miem­bros; lleváronla a la iglesia del Salvador para exorcizarla en donde la encontraron poseída de cinco demonios llamados: lobo, gato, perro, lindo, grifo.
 Dos de estos demonios le salieron por la boca en forma de pelotillas gruesas como el puño, la una encarnada como fuego y la otra que era el gato enteramente negra, las demás no salieron con tanta precipitación.
Cuando todos estos demonios estuvieron fuera de la joven, dieron muchas vueltas alrededor del fuego y después desaparecieron. Se ha sa­bido que Francisco Secretain fue quien hizo engullir a la joven estos diablos con una cor­teza de pan ahumado.

 

DEMONOLOGIA

RIMMON, demonio

IMG_4961RIMMON
Demonio de orden inferior de poca consideración en los infierno.
Fue el primer médico del imperio infernal. Era ado­rado en Damasco y se le atribuye el poder de curar la lepra.